viernes, 12 de diciembre de 2014

CUENTOS PARA ESTA NAVIDAD

http://colegios.pereiraeduca.gov.co/instituciones/galeriadigital/Espanol/_Literatura/Doc_web/Libreria%20infantil1/sites/rincon/trabajos_ilce/c_jugar/jugar.html

2 comentarios:

  1. Cuento de 2 ranas:

    Había una vez 2 ranas, una se llamaba Babosa, que era la más joven y alegre, y la otra se llamaba Ahpooh, que había vivido más, (aunque fueran unos segundos), que era más tranquila y aburrida.

    Babosa era, como su nombre dice, babosa, era de color verde, y tenía unas piernas y ancas muy largas y saltarinas.
    Ahpooh era menos baboso, pero tenía un color verde lima que a veces brillaba tanto que parecía los vampiros de Crepúsculo a la luz del día.

    Un día se despertaron y decidieron comenzar un viaje por las ciénagas de por allí.
    Al principio estaban muy nerviosos pero al empezar el camino lo dejaton atrás, las maravillas que veían, flores de miles de colores, lianas que si te colgabas en ellas te sujetabas tan bien que podías dormir sin caerte, árboles viejísimos y mil cosas más bonitas y alucinantes.

    Se pararon a descansar y a tomarse la comida, ¡como les gustaban las moscas rechonchas al natural y fresquitas! MMmmh.
    Se sentaron al lado de una charca enorme de color verde, con algas en la superficie, alrededor de ella había unos juncos amarillos. Sobre ella siempre estaban libélulas y otros insectos deliciosos para ellas, las ranas.
    Empezaron a cazar con sus lenguas babosas los insectos rechonchos ¡que majar!

    Cuando terminaron, decidieron darse un chapuzón. Se prepararon y ¡Zas! se zambulleron en el agua fría de la charca. Cuando estaban tranquilos sobre la charca aparecieron dos ojos, luego un cuerpo con escamas y unas patas, luego una cola que se movía hacia ellos, al principio pensaron que eran unos juncos, pero cuando vieron que se dirigía con más velocidad, en ese momento supieron que era... ¡Un cocodrilo!
    Saltaron con todas sus fuerzas a la vez que el cocodrilo se abalanzaba sobre ellos y abría sus fauces...

    Y así, mis ranitas, termina la historia.

    Por Laura Serrano López.

    ResponderEliminar